Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora

Conocida tradicionalmente como Santa María, estamos ante un edificio levantado en ladrillo que dibuja una planta arquitectónica de tres naves con cabecera plana, en la que la capilla mayor se muestra un poco más profunda.

El templo, levantado por José Matanza de Meruelo en 1740, aprovecha elementos de una construcción anterior. En la esquina noroccidental se eleva una recia torre y el acceso en el tercer tramo de la epístola, cubierto con un pórtico.

El espacio interior se estructura con seis pilares de sección cuadrada y rebajes esquinados sobre los que apoyan bóvedas de arista en la cubierta en la nave central, salvo en el crucero que se cubre con una cúpula rebajada. Las naves laterales presentan bóvedas de cañón trasversales en cada tramo.

A los pies se sitúa un coro alto que apoya en un magnífico artesonado renacentista de casetones hexagonales. Aquí se abre una pequeña capilla bautismal con una pila del XVIII.

También magnífico es el antepecho de madera de la parte alta del coro, realizado en el último tercio del XVI. La parte de la nave central está decorada a base de registros divididos por columnas y entablamentos de motivos geométricos. En el registro central se colocan medallones con laureles que encierran torsos de personajes en alto relieve. Los de las naves laterales eliminan los medallones.

Catálogo Monumental

Nave de la Epístola

En el primer tramo junto a la puerta de acceso, Retablo de la Inmaculada de principios del XVIII (según una inscripción fue dorado en 1709) de claro estilo salomónico.

El retablo colateral, junto al acceso a la sacristía, Retablo de San Fernando realizado en 1766 por Manuel de Benavente, artista de Medina de Rioseco, en un comedido estilo rococó. Destaca la obra central de San Fernando que habría que relacionar con el taller de Pedro de Sierra.

Obra destacada

Frontal del Coro

Monumento

Iglesia Parroquial

Estilo

Barroco
Catalogada

Propiedad

Arzobispado de Valladolid

Datación

1740

Conocida tradicionalmente como Santa María, estamos ante un edificio levantado en ladrillo que dibuja una planta arquitectónica de tres naves con cabecera plana, en la que la capilla mayor se muestra un poco más profunda.

El templo, levantado por José Matanza de Meruelo en 1740, aprovecha elementos de una construcción anterior. En la esquina noroccidental se eleva una recia torre y el acceso en el tercer tramo de la epístola, cubierto con un pórtico.

El espacio interior se estructura con seis pilares de sección cuadrada y rebajes esquinados sobre los que apoyan bóvedas de arista en la cubierta en la nave central, salvo en el crucero que se cubre con una cúpula rebajada. Las naves laterales presentan bóvedas de cañón trasversales en cada tramo.

A los pies se sitúa un coro alto que apoya en un magnífico artesonado renacentista de casetones hexagonales. Aquí se abre una pequeña capilla bautismal con una pila del XVIII.

También magnífico es el antepecho de madera de la parte alta del coro, realizado en el último tercio del XVI. La parte de la nave central está decorada a base de registros divididos por columnas y entablamentos de motivos geométricos. En el registro central se colocan medallones con laureles que encierran torsos de personajes en alto relieve. Los de las naves laterales eliminan los medallones.

Catálogo Monumental

Nave de la Epístola

En el primer tramo junto a la puerta de acceso, Retablo de la Inmaculada de principios del XVIII (según una inscripción fue dorado en 1709) de claro estilo salomónico.

El retablo colateral, junto al acceso a la sacristía, Retablo de San Fernando realizado en 1766 por Manuel de Benavente, artista de Medina de Rioseco, en un comedido estilo rococó. Destaca la obra central de San Fernando que habría que relacionar con el taller de Pedro de Sierra.

CLIC PARA LEER MÁS

Capilla Mayor

Retablo Mayor realizado en torno a 1640, con la calle central modificada en 1742 bajo supervisión de Fray Martín de Santa Bárbara.

En su banco se disponen dos lienzos, a la izquierda de la vista San Gregorio con San Ambrosio y a la derecha San Lorenzo y San Esteban.

En el primer cuerpo otros dos lienzos más de grandes dimensiones, a la izquierda de la vista la Adoración de los pastores y a la derecha la Epifanía.

Sobre estos últimos lienzos otros dos pequeños con dos santas mártires, santa Lucia y Santa Bárbara.

En el centro una gran escultura de la Asunción de la Virgen de mediados del XVII y en el remate un calvario.

Nave del Evangelio

En el tercer tramo Retablo de la Virgen del Carmen, obra decimonónica con vitrina.

El retablo colateral: Retablo del Calvario, es obra, también, de Manuel de Benavente de 1766 con el cuerpo central trilobulado para recoger un crucifijo del primer tercio del XVI y a su lado un San Ramón Nonnato del XVIII y un San Antonio Abad moderno.

GALERÍA