Ermita de la Virgen de Sieteiglesias

Como es sabido, en el actual emplazamiento de la ermita se debe situar el origen de la población en el mundo antiguo, gracias entre otras cosas a la construcción del puente que franquea su acceso y que debe tener un origen romano con importantes intervenciones en época medieval y moderna.

Su origen nos lo sitúa Arévalo con la devoción a la Virgen de la O, también llamada de Brazuelas y que debería su nombre actual a la reunión de varios eremitas en los inicios de la expansión del cristianismo en la zona en época altomedieval.

Respecto al edificio hay constancia documental a partir del siglo XVI, cuando se comienza a recoger la presencia activa de una cofradía con el nombre de la Virgen de Sieteiglesias.

A lo largo del siglo XVII se recogen varias intervenciones para el mantenimiento del edificio, hasta llegar a 1754, cuando se encarga una obra de envergadura para evitar la ruina del templo, coincidiendo en un momento en el que la cofradía había perdido mucha presencia social.

En el año 1926 se llevó a cabo una nueva reforma importante, completada con una última intervención en 1970.

Obra destacada

Emplazamiento

Monumento

Ermita

Estilo

Moderno
Catalogada

Propiedad

Arzobispado de Valladolid

Datación

XVI – XX

Como es sabido, en el actual emplazamiento de la ermita se debe situar el origen de la población en el mundo antiguo, gracias entre otras cosas a la construcción del puente que franquea su acceso y que debe tener un origen romano con importantes intervenciones en época medieval y moderna.

Su origen nos lo sitúa Arévalo con la devoción a la Virgen de la O, también llamada de Brazuelas y que debería su nombre actual a la reunión de varios eremitas en los inicios de la expansión del cristianismo en la zona en época altomedieval.

Respecto al edificio hay constancia documental a partir del siglo XVI, cuando se comienza a recoger la presencia activa de una cofradía con el nombre de la Virgen de Sieteiglesias.

A lo largo del siglo XVII se recogen varias intervenciones para el mantenimiento del edificio, hasta llegar a 1754, cuando se encarga una obra de envergadura para evitar la ruina del templo, coincidiendo en un momento en el que la cofradía había perdido mucha presencia social.

En el año 1926 se llevó a cabo una nueva reforma importante, completada con una última intervención en 1970.

GALERÍA