Nava del Rey

La localidad surgió durante la repoblación cristiana del siglo XI como Nava de Medina, una vez que había caído el reino taifa de Toledo a manos de Alfonso VI, ligada y subordinada a la Comunidad de Villa y Tierra de Medina del Campo, en plena zona fronteriza entre los reinos de León y Castilla.

Esta situación jurídica se mantuvo hasta 1560, año en que se eximió de la jurisdicción Medina del Campo, pasando de aldea a villa, llamándose desde entonces Nava del Rey.

Su desarrollo económico se inició pronto, dependiendo fundamentalmente de un sistema productivo agropecuario basado en la explotación de las amplias zonas de pasto que rodeaban a la población.

Su relación con las diferentes casas reales le permitió un desarrollo económico importante, lo que provocó un cambio en el modelo de producción, centrado en la explotación vitivinícola y la industria textil. Sus afamados vinos llegaron a ser piropeados por Tirso de Molina, denominándolos como “monarcas de Castilla”.

Este proceso fue continuado en el tiempo, en el que se roturaron montes y se extendió el terreno cultivable, destinado en gran medida al viñedo. De esta manera y con la industria vitivinícola y la textil como motor principal del desarrollo de la población, se produjo un importante despegue económico y llegó un prestigio de reconocimiento nacional, provocando que muchos de los grandes nombres de diferentes épocas se acercaran hasta Nava para degustar sus caldos.

Fue el siglo XVIII su época más floreciente y de este momento podemos admirar un rico patrimonio artístico en la localidad, así como sus numerosas bodegas. El siguiente siglo se inició con una penosa Guerra de Independencia, en la que la población de Nava sufrió de continuo la ocupación de las tropas francesas que esquilmaban las arcas públicas y las rentas de los vecinos.

CLIC PARA LEER MÁS

Liberada del yugo francés, en 1833 pasó a ser cabeza del homónimo partido judicial y en 1864 tuvo lugar la llegada del ferrocarril, elemento fundamental en el comercio durante el siglo siguiente.

En 1877 el Rey Alfonso XII le otorgó el título de Ciudad de Nava del Rey. Juan Vázquez de Mella, político del XIX e ideólogo del carlismo, llegó a decir de Nava que por el número de carlistas que nacieron allí que se la debería conocer como la “Estella de Castilla”.

PATRIMONIO HISTÓRICO – ARTÍSTICO

Compuesto por gran cantidad de edificios y obras de patrimonio mueble, el conjunto patrimonial de Nava del Rey supone un catálogo heterogéneo de gran calidad gracias a las circunstancias históricas que permitieron grandes donaciones de unas instituciones públicas y privadas con cierto poder económico y la importante aportación de las diferentes cofradías, que mantienen hoy un destacado dinamismo en dicho patrimonio.

CASAS BLASONADAS

El desahogado trazado urbano, con origen en los siglos más florecientes de la localidad, XVII y XIX, muestra en la actualidad una serie de tramos porticados con edificios de grandes dimensiones, identificados por los blasones de la aristocracia navarresa del momento.

Bajo estas edificaciones se abren bodegas de grandes dimensiones, reflejo de los momentos más esplendorosos de la historia, con un desarrollo económico importante basado en la industria vitivinícola.

La tipología que se puede observar se enriquece con elaborados aleros y rejerías en balcones y huecos muy bien elaborados. Una de las mejores fachadas urbanas es la que abre el edificio en el que se encuentra la oficina de turismo.

AYUNTAMIENTO

Abierto a la Plaza Mayor, se trata de un edificio muy clasicista terminado en 1732 y reformado en diferentes épocas. Bajo diseño de Alberto Churriguera y dirección de obra de diferentes arquitectos, destaca su fachada de puro orden clásico, su patio interior y las decorativas yeserías de su escalera barroca.

POZO NIEVE

Edificio del XVII de planta cuadrada y cubierta a dos aguas de ladrillo, que alberga un hueco troncocónico con una capacidad de almacenamiento próxima a los 160 m3. Su situación, junto con la anchura de sus muros, permite una temperatura constante para conservar la nieve traída de diferentes neveros de las montañas más cercanas.

La nieve se vendía como “aloja” compuesto de nieve y miel con especias, usado para enfriar bebidas y la elaboración de refrescos.

Propiedad del cabildo, fue administrado desde el siglo XVII por distintos particulares y la cofradía de las Ánimas del Purgatorio.

TORREJÓN

Alejado de la población se conservan los restos de una fortaleza construida en el último cuarto del XII. Formaría parte del sistema de fortificaciones que recorría la ribera del Trabancos siguiendo la frontera entre los reinos de León y Castilla.

Levantado con cal y canto, se conserva un amplio perímetro circular de 150 m. En uno de sus flancos se ven las marcas de lo que pudo ser un torreón semicircular de ladrillo añadido.

ERMITA VERACRUZ

A pesar de su denominación de ermita, el edificio que se encuentra anexo a la parroquial, es realmente una iglesia penitencial que perteneció a la cofradía de la Vera Cruz.

Su existencia se constataba en el siglo XIV y mientras cumplía funciones de iglesia del hospital que mantenía la cofradía, llegó a hacer las veces de parroquial en diferentes momentos cuando los derrumbes y obras de la iglesia de los Santos Juanes impedían su celebración en esta.

El edificio actual es una construcción de ladrillo levantado a partir de 1646 bajo dirección de Gabriel Alvarado y Francisco Cillero.

Parte de su patrimonio mueble propio se repartió entre diferentes edificios al desaparecer la cofradía en 1956, cuando otras hermandades se hicieron cargo de las imágenes procesionales de la Vera Cruz. Por su parte, alberga obras que fueron trasladadas hasta aquí procedentes de otros edificios de la población.

CONVENTO DE FRANCISCANAS TERCIARIAS DE LOS SAGRADOS CORAZONES

Esta modesta congregación llegó a la población en el año 1886, para ejercer como maestras de niños en el recinto hospitalario de San Miguel. En 1897 establecieron una casa propia con capilla, donde fundaron el Colegio de San José.

En el centro de Nava se conserva la fachada del antiguo colegio con escudo y espadaña. En la actualidad pertenece a una conocida bodega.

HOSPITAL DE SAN MIGUEL

Las primeras citas documentales del edificio son de mediados del XVI, aunque la tradición ya situaba un modesto recinto dedicado al cuidado y atención de viajeros y peregrinos desde bastante tiempo antes.

Compartía funciones de atención a los más pobres con el hospital de la Vera Cruz hasta que en el año 1709 recibió la importante donación de parte de la herencia del miembro de la “Escuela de Cristo” don Antonio Alonso Bermejo, conocido como el Hermano Antonio, que levantó una iglesia en el hospital en los años 30 del XVIII.

El recinto hospitalario ha sufrido diferentes intervenciones desde un pavoroso incendio en 1865 hasta rehabilitaciones profundas en el siglo XX, que han terminado adaptándolo como centro de salud.

La iglesia se ha mantenido al margen de todas estas vicisitudes y mantiene su aspecto original, con una estructura de planta salón con un reducido crucero, ábside semicircular y pequeñas hornacinas dedicadas a altares. Las cubiertas presentan cañón con lunetos en la nave, cúpula en el crucero y cuarto de esfera en la cabecera. La mayoría de su patrimonio mueble se ha ido perdiendo, conservándose algunos restos en la iglesia parroquial.

ANTIGUO CONVENTO DE SAN AGUSTÍN RECOLETOS, REDENTORISTAS Y MERCEDARIOS

Fundado en 1591, fue uno de los primeros establecimientos de la reforma agustina descalza. Llegó a tener iglesia, a pesar de las dificultades económicas para llevar a cabo su construcción. En 1763 se levantó una gran capilla abierta en el lado del Evangelio del crucero de la iglesia, únicas construcciones que quedan del edificio antiguo. Su patrimonio mueble se ha perdido o está repartido por otras edificaciones de Nava.

Tras la desamortización, pasó a los Padres Redentoristas en 1879 que llegaron a construir la iglesia de Santa Teresa. A mediados de los años 70 del siglo XX pasó a la congregación de los Mercedarios y después a una empresa privada que ha abierto una residencia geriátrica, que mantiene parte de las dependencias de los agustinos, los redentoristas y la iglesia de San Teresa.

CONVENTO SAGRADOS CORAZONES. MM CAPUCHINAS

Fue fundado en 1741 por otro miembro de la “Escuela de Cristo”, don Francisco Manuel Nuño Alonso, confesor del Hermano Antonio.

Después de varios traslados y retrasos en las obras, en1806 se inauguró el edificio conventual. Construcción austera de una sola nave con testero plano y hornacinas para recibir altares. Cubierto todo con medio cañón y cúpula en el crucero y a ambos lados de este con lunetos para aprovechar la entrada de luz natural.

En el catálogo de su patrimonio mueble destacan varias esculturas de Luis Salvador Carmona y una serie de lienzos de José Camarón y Meliá, destacando un amplio número de obras conservado en la parte de la clausura.

HUMILLADERO VIRGEN SOLEDAD

Sobre otra construcción anterior, se levanta esta sencilla edificación cúbica realizada en ladrillo en 1674 por encargo de la cofradía de la Vera Cruz para albergar a la Virgen de la Soledad. En el interior, se custodia la imagen de Ntra. Sra. de la Soledad, escultura de vestir realizada hacia 1675.

CAPILLA DEL CEMENTERIO VIEJO

Construido en 1825 como primer espacio para enterramiento extramuros, sustituyendo al que estaba junto a la parroquial de los Santos Juanes. En este momento se levantaron su cerca, portada magnífica con tres amplios arcos y rejas.

En el interior de la capilla se venera al Cristo de Trabancos, un crucificado de principios del siglo XV proveniente del despoblado de Trabancos. El edificio es una estructura rectangular con profundas hornacinas en sus laterales.

CAPILLA DEL CEMENTERIO NUEVO

Construida a finales del XIX al trasladarse de nuevo el campo santo, en su interior se conserva un Cristo crucificado de finales del XVI y una dolorosa del XVIII.

ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE LA CONCEPCIÓN

Construcción de la segunda mitad del XVI con una estética conceptual netamente gótica, muy probablemente por seguir las trazas dadas en su momento por Rodrigo Gil de Hontañón, de las que destaca su bóveda estrellada. Se sitúa en un alto, el Pico Zarcero, un tanto alejada de la población. En su interior se halla la patrona de Nava del Rey, la Inmaculada Concepción, situada en un ampuloso retablo salomónico. Llegó a ser la primera sede del convento de agustinos recoletos.

La planta centralizada de cruz griega fue posteriormente adulterada con los aditamentos de un trasparente y un camarín en la cabecera y el coro alto y la hospedería a los pies.

En la ermita se celebran dos importantes fiestas: “La Función” (que culmina el último domingo de mayo) y la Bajada y Subida de Nuestra Señora de la Concepción: “Virgen de los Pegotes” (30 de noviembre y 8 de diciembre.)

El 30 de noviembre de 1745, una tormenta obligó a retrasar el descenso de la virgen hasta bien entrada la noche. El Ayuntamiento propuso iluminar el recorrido con hogueras y antorchas de pez y esparto, a las que el pueblo bautizó como “pegotes”. La vistosidad del traslado consagró para siempre la procesión nocturna que lleva a la Virgen en un carruaje con forma de urna tirado por caballos.

MONUMENTOS

VISITAS 360º

MONUMENTOS

VISITAS 360º