Santervás de Campos

Como la gran mayoría de las poblaciones con una toponimia relacionada con advocaciones de santos, Santervás tiene una relación fundacional con un monasterio. En este caso, un humilde cenobio que sería absorbido por la poderosa abadía benedictina de Sahagún.

El cercano monasterio leonés, siempre perteneciente a la orden de San Benito, se había disputado la prevalencia en la zona norte terracampina con el monasterio de Motarraf, localizado a las afueras de Villavicencio de los Caballeros. Una vez que se había hecho con la total influencia del territorio, crecía de forma desmesurada al abrigo de los favores reales, sobre todo de parte de Alfonso VI que llegó a profesar como monje y enterrado en el monasterio Sahagunense de San Facundo y San Primitivo.

En este contexto aparecieron muchos enclaves que eran comprados o cedidos al poder del ya señorío medieval de Sahagún que monopolizaba cualquier actividad en la zona.

CLIC PARA LEER MÁS

Santervás mantenía un modesto recinto conventual fundado en la Alta Edad Media, al abrigo de los impulsos de la repoblación. Desarrollando una actividad constante logró la fundación de un núcleo de población, Villa Citi, que terminaría cayendo bajo la influencia de la casa real al integrarse en el Infantado de Campos.

En el año 1130 la infanta Doña Sancha, hermana de Alfonso VII, cedió a los benedictinos de Sahagún con estatus de priorato el monasterio de San Gervasio, auténtico origen del derivado nombre de Santervás y la población dependiente conocida como Villa Citi.

Desde este momento, como otros muchos emplazamientos de la zona, pasó a convertirse en moneda de cambio continuo entre los grandes propietarios llegando a ser un enclave bajo protección directa del Papa Gregorio IX en 1228.

A partir de este momento las noticias brillaron por su ausencia hasta que se declaró un pavoroso incendio en la noche del 19 al 20 noviembre de 1844 que destruyó el monasterio.

MONUMENTOS

VISITAS 360º

MONUMENTOS

VISITAS 360º